Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

Proyecto Educativo Provincial

 

El Proyecto Educativo para América Central y Puerto Rico, que ahora presentamos, es un instrumento reflexivo. Pretende generar una visión global y conjunta de intuiciones y deseos educativos y evangelizadores para nuestros centros. Refleja los sueños y aspiraciones de quienes participamos en la misión marista desde los escenarios de educación formal. Recoge una parte significativa de la historia heredada de la Congregación Marista y proyectada por nuestros Hermanos pioneros y las generaciones posteriores de religiosos, laicos y laicas.

 

El Proyecto Educativo emana del deseo expresado en el XII Capítulo Provincial (2007) y el Plan Estratégico de la Provincia de América Central (2008) que invitan a la creación de un documento de referencia que ofrezca visiones, propuestas e iniciativas comunes. Como proyecto, es un ejercicio colaborativo y comunitario para desarrollar la visión y misión conjuntas, en fidelidad al espíritu del documento Misión Educativa Marista. Este afirma –en referencia a los centros y aplicable a nuestra propuesta general: 

Sin tituloJuntos asumimos un proyecto y unos valores esenciales basados en la amplia visión de la educación marista […]. Este proyecto explicita nuestra identidad, nuestro ideal educativo, el carácter particular […], así como nuestras prioridades. Constituye de esta forma una fuente de inspiración y sirve de referencia para la planificación, el desarrollo de nuestro programa y la evaluación de la estructura organizativa y las actividades educativas. (MEM 129)

 

Del análisis del sentido del texto, emanan los siguientes aspectos que permiten comprender mejor el propósito y alcance de un Proyecto Educativo Marista para nuestra región:

 

a.  La construcción y la apropiación del proyecto educativo se desarrolla en un ejercicio corresponsable (“juntos”).

 

b.  El proyecto identifica e impulsa unos valores esenciales que se convierten en guías básicas   para las decisiones, y que se fundamentan en una amplia visión de la educación marista.

 

c.  El proyecto señala la identidad, el ideal educativo, el carácter particular y las prioridades.

 

d.  El proyecto posee una clara referencia al contexto regional, el cual influye en su carácter propio y en las prioridades expresadas. 

 

e.  El proyecto es un documento inspirador y dinámico.

 

f.  El proyecto sirve para desarrollar una planificación coherente (y la incluye) y para impulsar el desarrollo de los programas comunes; sirve así mismo para ofrecer los parámetros de evaluación, la organización y las actividades.

 

Este ejercicio singular de reflexión tiene muchos horizontes referenciales. Estos son la Iglesia, el Instituto, la realidad social, cultural y política de los países, las realidades educativas y legales, la propia idiosincrasia de nuestros pueblos, y sobre todo a los niños y jóvenes y sus familias. En este último elemento, tratamos de responder al llamado de la Misión Educativa Marista:

 

A la luz de nuestro proyecto y siguiendo las corrientes educativas y pedagógicas afianzadas entre nosotros, determinamos programas educativos, contenidos curriculares y métodos de enseñanza. Intentamos satisfacer las aspiraciones de los alumnos y las expectativas de sus padres en lo que se refiere a la elección de estudios, las posibilidades universitarias y la cualificación profesional. A través de asesoría externa nos aseguramos de que la educación que ofrecemos es social y culturalmente relevante a largo plazo. (MEM 133)

 

La lectura del párrafo precedente plantea, sin duda alguna, retos. En él confluyen elementos medulares para la configuración de nuestro Proyecto Educativo Marista (PEM) para América Central y Puerto Rico:

 

a. El reconocimiento de la identidad educativa de nuestra presencia marista –que incluye la apropiación y la actualización en torno a las corrientes pedagógicas y educativas- y su conexión con las tradiciones propias;

 

b. La determinación, conexión, implantación y seguimiento de programas y proyectos acordes al ideario identificado;

 

c. La conexión entre los esfuerzos institucionales y las necesidades, aspiraciones y expectativas de alumnos y padres;

 

d. La verificación de la relevancia social y cultural de la escuela marista, que nos lleva a plantear el tipo de sociedad moldeada y visualizada, los fines últimos de la educación marista, las respuestas al contexto local, etc.

 

El pasado XX Capítulo General (44.11) además solicitó a las Provincias:

 

Velar para que los proyectos educativos de las escuelas y de las obras maristas intensifiquen los siguientes aspectos: a) El espíritu de familia y la fraternidad como alternativa al individualismo; b) La armonía entre fe, cultura y vida; c) La apertura a todos, así como el diálogo pluricultural e interreligioso; d) La lucha contra la pobreza y las situaciones de injusticia; e) La educación para la justicia, la paz y la solidaridad; f) La formación de personas libres, justas y comprometidas en la transformación de la sociedad.

 

La presentación del PEM para América Central y Puerto Rico es, en última instancia, la manera de concretar los fines últimos de la educación marista, esto es, “dar a conocer a Jesucristo y hacerlo amar” a la manera de María; o en otras palabras más explícitas, diseñar las metas, organización e instrumentos más apropiados para que nuestros destinatarios sean “buenos cristianos y virtuosos ciudadanos”.

 

El Proyecto Educativo Marista

 

por los jovenesDada la compleja y diversa realidad de la misión marista en América Central y Puerto Rico, con entornos educativos y legales diferentes, se precisa generar un diálogo para identificar las áreas comunes de acción y proyección de futuro en las distintas obras. La reflexión conjunta posibilita un mejor ejercicio de apoyo y desarrollo, así como una percepción más rica de la realidad y de las posibilidades de colaboración.

 

En este sentido, la importancia del Proyecto Educativo consiste en que se convierte en un punto de encuentro para consensuar el modelo de educación, de persona, de sociedad y de Iglesia que deseamos construir. Es un ejercicio de identificación de valores y principios educativos para la formación de nuestros aprendientes y con ellos las generaciones de niños, niñas y jóvenes de nuestros países.

 

El Proyecto Educativo quiere orientarse en torno a la identidad propia de la presencia educativa marista en América Central y Puerto Rico en este momento de la historia. Quiere ser un documento participativo y consensuado. Es explícito y, a la vez, contiene nuestros ideales. Nos compromete a todos y nos corresponsabiliza. Guía la vida de nuestras comunidades maristas en la región. Sirve de orientación para los Proyectos Educativos de los Centros. Ayuda a establecer criterios comunes para la acción educativa conjunta. Facilita el buen clima de relación entre los agentes educativos en sus diferentes contextos.

 

El Proyecto Educativo es una oportunidad y un reto para desarrollar una educación marista innovadora y transformadora. Es una oportunidad para clarificar, visualizar y crear las líneas de futuro de nuestra acción. Es un reto que afrontar para integrar las perspectivas e involucrar a todos los agentes en la realización del mismo. Es un reto de coordinación y afinación. Es un reto para que la educación marista no pierda actualidad ni vigencia. Es una oportunidad para servir más y mejor a quienes se atiende, particularmente a los más necesitados.

 

Este Proyecto desea ser un proceso de reflexión conjunta continua. Es un documento de encuentro y reflexión. Permite desarrollar la visión comunitaria de la acción educativa. Posee un carácter dinámico e inacabable; se renueva constantemente para responder a los nuevos retos y visiones. Es un ejercicio de creación ideal que se transfiere luego a la realidad de cada comunidad educativa. Su clave es la constante interacción y cooperación entre todos los actores de los centros.

 

La Planificación estratégica del área de educación identificó seis áreas de atención para los próximos 6 años (revisables). Estas áreas fueron (sin orden de prioridad):

 

a. Formación

b. Currículo

c. Organización educativa

d. Identidad marista

e. Atención a los necesitados

f. Evangelización y Pastoral

 

Área de Formación

 

Estrategia 1

 

105   Promover la capacitación del personal directivo y docente en aspectos curriculares, tecnológicos, metodología constructivista y evaluación de competencias, así como en liderazgo y compromiso cristiano.

 

Iniciativas

 

a. Realizar un diagnóstico de necesidades de formación.

 

b. Brindar las oportunidades necesarias para que todos los directivos y docentes dominen satisfactoriamente los programas básicos de Computación: Word, Excel, PowerPoint, Internet. Saber instalar y usar los recursos tecnológicos del centro.

 

c. Elaborar una ficha de formación donde se registren las capacitaciones, ya sean internas y/o externas de cada docente.

 

d. Facilitar la participación de los docentes en las diferentes capacitaciones que se ofrezcan.

 

e. Seguimiento y apoyo a los directivos y docentes que están en la Licenciatura en Innovaciones Educativas en cualquier modalidad.

 

f. Continuar con cursos organizados a nivel de provincia o nacional sobre temas de interés para los docentes de acuerdo al diagnóstico.

 

g. Promover el intercambio de experiencias entre instituciones y fortalecer las redes de comunicación en la provincia.

 

Área de Currículo

 

Estrategia 2

 

106   Implementar en el aula el currículo escrito, atendiendo las diferencias individuales, tanto cognitivas como socioemocionales.

 

Iniciativas

 

a. Realizando supervisión directa en el salón de clases por el Director o Coordinador, y utilizando las diversas modalidades como supervisión clínica, por pares y autodirigida.  

 

b. Utilizando las Tecnologías de Información y Comunicación (T.I.C.) en los salones de clase.

 

c. Propiciando espacios de aprendizaje que promuevan el intercambio de experiencias de vida.

 

Estrategia 3

 

107   Asegurar la coherencia entre la metodología y evaluación constructivistas.

 

Iniciativas

 

a. Impulsando la formación permanente sobre las nuevas perspectivas de evaluación, con énfasis en la evaluación procesual.

 

b. Desarrollando la inclusión de la autoevaluación y la co-evaluación.

 

c. Aplicando evaluaciones como parte del proceso de aprendizaje.

 

d. Realizando evaluaciones que nos permitan verificar cuánto puede realizar el estudiante poniendo en práctica sus conocimientos.

 

e. Capacitando al profesorado sobre la elaboración de pruebas escritas y otras formas de evaluación (técnicas de avalúo).

 

f. Creando un banco de ítems para cada asignatura y nivel de enseñanza, probando con anticipación el nivel de dificultad y tiempo invertido en la resolución.

 

g. Reimpulsando el trabajo de los departamentos, tomando en cuenta las competencias funcionales y conductuales propias de su perfil para que apoyen la tarea docente logrando concordancia entre metodología y evaluación.

 

Estrategia 4

 

107   Desarrollar formas de pensamiento crítico, creativo y constructivo.

 

Iniciativa

 

a. Creando espacios que promuevan el liderazgo, la solidaridad, el contacto con la realidad.

 

b. Realizando análisis críticos de la realidad social, mediante la discusión de la información recibida a través de los diversos medios.

 

c. Poniendo en práctica estrategias de mediación que inviten a la criticidad despertando en los estudiantes la iniciativa de buscar fundamentos para sus opiniones.

 

d. Formando al estudiante para que aplique estrategias de resolución de conflictos.

 

Organización educativa

 

Estrategia 5

 

108   Potenciar la misión compartida.

 

Iniciativas

 

a. Seguir facilitando la formación compartida de los directivos, laicos y hermanos. (Comisión Provincial)

 

b. Revisar la existencia y el buen funcionamiento de los organismos que permiten la misión compartida (consejo educativo, comisiones, etc.) y tomar las decisiones adecuadas. (Directivos Locales y Nacionales).

 

c. Seguir profundizando en el significado de la misión compartida, sus implicaciones y retos, tanto para hermanos y laicos. (Consejo Provincial, Comisión Provincial, Comisión Nacional, Consejo Educativo)

 

d. Propiciar espacios de convivencia entre hermanos y laicos. (Consejo Local y Consejo Educativo).

 

Estrategia 6

 

109   Mejorar la estructura organizativa de la provincia.

 

Iniciativas

 

a. Revisión del documento Organismos y Funciones (Comisión Provincial y Consejo Provincial).

 

b. Hacer un estudio para verificar si las estructuras y las ofertas educativas responden a las necesidades de los destinatarios y del entorno de cada obra y hacer los reenfoques necesarios. (Consejo Local, Comisión Nacional y Consejo Provincial).

 

c. Facilitar espacios dentro del horario lectivo para la reunión o acercamiento de los equipos que animan el proceso educativo. (Director y Consejo Educativo)

 

d. Reenfocar y ampliar los servicios que apoyan la labor educativa de los centros (COESMAR, FUNDAMAR, otros). (Comisión Provincial y Consejo Provincial).

 

Identidad Marista

 

Estrategia 7

 

110   Fortalecer la identificación con el carisma marista en toda la CEM, para favorecer la vivencia de los valores y la espiritualidad que Champagnat nos transmitió.

 

Iniciativas

 

a. Asegurar periódicamente tiempos de formación para los docentes sobre el carisma y la espiritualidad apostólica marista. Aprovechando los materiales existentes.

 

b. Ofrecer espacios para que los padres de familia conozcan el carisma Champagnat y la misión marista (inducción a padres de familia nuevos y confirmación en los antiguos).

 

c. Favorecer la participación de los distintos miembros de la CEM en experiencias de oración, reflexión y celebración con la comunidad de hermanos.

 

d. Impulsar la creación de nuevas fraternidades.

 

e. Dar a conocer el carisma Champagnat por diversos medios de difusión (impresos y electrónicos).

 

Atención a los necesitados

 

Estrategia 8

 

111   Sensibilizar a toda la CEM sobre la vivencia de la solidaridad con los más necesitados dentro y fuera del centro educativo.

 

Iniciativas

 

a. Dar continuidad y fortalecer el programa de becas a los estudiantes de escasos recursos económicos.

 

b. Favorecer en las experiencias de solidaridad hacia el exterior el contacto directo con las realidades de las personas a quienes se orientan los proyectos de ayuda social.

 

c. Organización, implantación y seguimiento del servicio social con los alumnos de bachillerato, buscando que el contacto y la proyección sean efectivos.

 

d. Diseñar actividades de divulgación del trabajo que se realiza en los proyectos de ayuda social.

 

e. Adecuar la infraestructura y los recursos para posibilitar la atención de los alumnos con necesidades físicas y educativas especiales.

 

f. Elaborar un programa de adecuaciones curriculares para aquellos estudiantes que lo necesiten, donde participen todos los docentes, en coordinación con el departamento de orientación.

 

g. Crear espacios de sensibilización en la CEM sobre las necesidades educativas especiales.

 

Evangelización y pastoral

 

Estrategia 9

 

112   Potenciar la educación en valores particularmente la justicia, solidaridad, atención a la diversidad, la no violencia, respeto a la vida y al medio ambiente.

 

Iniciativas

 

a. Incluir estos valores en las programaciones y proyectos del centro (tutorías, escuelas de padres, grupos juveniles, formación docente, etc.) Director, coordinadores, docentes y animadores de pastoral.

 

b. Implementar acciones y experiencias que lleven a la práctica y vivencia de estos valores. Director, coordinador de pastoral, animadores.

 

Estrategia 10

 

113   Fortalecer el equipo de pastoral local y continuar la implementación de su plan estratégico.

 

Iniciativas

 

a. Dar a conocer el proyecto pastoral de centro tanto al Consejo Educativo como al personal docente. Coordinador de pastoral.

 

b. Formar a los miembros del equipo de pastoral para que garanticen la continuidad del proyecto. Equipo de Pastoral Provincial y Director.

 

c. Garantizar el espacio necesario para la planificación, reflexión y evaluación del trabajo del equipo de pastoral. Director y coordinadores.

 

d. Dinamizar el departamento de educación en la fe (currículo, metodología,…). Coordinador de Pastoral y de departamento.

 

e. Contar con el personal idóneo para la educación en la fe (selección, contratación, formación y acompañamiento). Director y coordinadores.

 

Estrategia 11

 

114   Potenciar la cultura vocacional en nuestros centros.

 

Iniciativas

 

a. Dar continuidad al proyecto “Contágiate de vida”. Coordinador de pastoral y director.

 

b. Dinamizar el tiempo vocacional con iniciativas creativas que permitan acercarse al carisma, la espiritualidad marista y la búsqueda vocacional. Equipo de pastoral.

 

c. Recuperar los grupos vocacionales y darles seguimiento. Coordinador de pastoral.

 

Estrategia 12

 

115   Buscar la integración necesaria entre evangelización y educación.

 

Iniciativas

 

a. Garantizar la integración del departamento de educación en la fe dentro de la comisión curricular. Director.

 

b. Revisar el currículo de cada asignatura para que permita evangelizar desde cada una de las áreas académicas. Director y coordinadores.

 

c. Ayudar a los maestros y maestras a tomar conciencia de su misión evangelizadora, independientemente del área académica en que se desempeñan (formación religiosa y marista, retiros y encuentros, experiencias de solidaridad, Formar, etc.).Consejo Educativo.