Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

"La riqueza de Gerardi puede que no esté en lo material, pero está en sus gentes..."

Mi nombre es Eva, tengo 23 años y soy voluntaria de SED. Hace un año sentí que quería experimentar, tenía una necesidad de compartir vida y ser parte de algún proyecto, por lo que decidí participar en un campo de trabajo durante el verano. Han pasado ya 3 meses desde que volví de Guatemala, sin embargo hace unos días escribía en mi facebook que a pesar de volver a mi rutina, esa experiencia no ha pasado de largo en mi vida: "sin duda está calando" son la palabras con las que expresaba esta sensación.
V-EVA-02Concretamente he estado en la colonia Gerardi que está situada a unos 18km de la capital. Allí además de ser una vecina más durante 6 semanas, he colaborado con las dos únicas hermanas maristas de Champagnat que existen en el mundo, ellas son Daisy y María Laura. Son las directoras del Centro Escolar Marista Moisés Cisneros, donde junto con otros dos voluntarios he realizado un hermoso trabajo con los niños. Mi trabajo fue por las mañanas de apoyo para las maestras en la escuela, y por las tardes impartíamos clases de computación. También organizamos actividades y juegos, en los que ya no sólo participaban los niños de la escuela, sino también otros niños e incluso padres, madres y jóvenes de la colonia.
La escuela atiende a 128 niños de la colonia y pequeños municipios de alrededor. La realidad es que son niños de familias con muy escasos recursos, por lo que la escuela prácticamente se sostiene gracias a las becas y donaciones que recibe, aparte de la pequeña aportación que hacen las familias. Es una realidad dura, se está luchando para que sean cada vez más niños los que acudan a la escuela y puedan recibir una educación, y no solo una educación de conocimientos, si no de valores.

V-EVA-04En varias ocasiones comparábamos la escuela con un oasis para estos niños. Un oasis donde descargar lo vivido en situaciones que un niño no debería vivir, un oasis donde podían ser ellos y sobre todo sentirse parte de algo positivo. Un oasis donde ser niños y donde crecer.
La riqueza de Gerardi puede que no esté en lo material pero está en sus gentes, en su afán por salir adelante, en su enorme generosidad y capacidad de acogida. Ricos de espíritu y MUY AGRADECIDOS (lo pongo en mayúscula porque la palabra se queda pequeña para ellos).
Pero sin duda el gran tesoro de la colonia son los niños. Dios se hace presente cada día en ellos, en sus sonrisas, a veces defectuosas pero con la mayor dulzura que jamás había experimentado. Me llenaron de vida, de espíritu. Yo que "crucé el charco" pensando que iba a enseñarles a ellos y resultó que ellos fueron los pequeños grandes maestros. Y es que como decía Marcelino Champagnat: "Es haciendo a otros felices que encontramos nuestra propia felicidad". 

V-EVA-03Como dije al principio, esta experiencia no pasa de largo en mi vida. Gerardi me ha hecho crecer en sensibilidad, me ha ayudado a educar mi mirada y ha afianzado la idea de que muchos pequeños gestos pueden conseguir un gran cambio. Siento que esto no acaba aquí que tengo que seguir sensibilizando mi mirada y mi corazón. Somos muchos los que sentimos que estamos ante una crisis que se hace más presente en los gestos y corazones que en los bolsillos, es por eso que siento que debemos ejercer nuestro efecto multiplicador con un gesto de lo más sencillo: SEMBRAR ESPERANZA.

V-EVA-01