Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

Sí es posible

 

Mucho se ha escrito sobre los ideales que conllevan las expresiones: "herederos del carisma marista", "juntos compartimos y transmitimos el carisma", "el futuro del carisma es futuro de comunión" ... La experiencia vivida este añoGRUPO NARRAR TECLA por un grupo de laicos y hermanos, reunidos una vez al mes en Santa Tecla, dice que SÍ ES POSIBLE aproximarnos a esos ideales. Con procedencias diversas, edades diferentes, sensibilidades y vocaciones distintas, el itinerario vivido nos hizo apreciar que nos unía la misma actitud de búsqueda y exploración. Nos fue fácil conectarnos con el eje conductor de la experiencia: cómo narrar el carisma marista para nuestro tiempo, buscando nuevos referentes existenciales y paradigmáticos.

 

Las condiciones fueron determinadas por el mismo grupo, como sentirnos, laicos y hermanos, en un plano de igualdad; ayudarnos mutuamente; compartir la animación y organización de los encuentros; introducir dinámicas creativas y participativas; tener un lenguaje abierto, plural, aunque integrador; propiciar un clima de libertad y madurez; constituirnos todos en protagonistas de un camino que debiera tocar la vida de cada uno y al mismo tiempo que pudiese incidir en nuevas propuestas para el futuro marista.

 

Desde los inicios de la experiencia nos inspiró un texto del h. Emili, hablando de la "destrucción creadora". Nos dice que hay que tener la valentía de repensar, renovar e incluso desmantelar las formas organizativas que hemos creado, para gozar de la libertad de ponerse en camino hacia nuevas tierras. De lo contrario, pudiera ocurrir que la fuerza profética del carisma se vaya atenuando, hasta llegar a sufrir una "mutación genética". Necesitamos personas que, con gran creatividad, creen las condiciones necesarias para revivir el milagro de los orígenes de cada instituto.

 

Casi al final de nuestro camino podemos expresar que en una experiencia así todos caben. Basta la disposición cordial y mental de querer buscar senderos nuevos de vitalidad para afrontar los grandes retos del carisma marista en temas como la vocación laical, la vocación de hermano, la gestión de nuestras obras, los acentos de la evangelización, la comunión entre hermanos y laicos, la presencia entre los más necesitados, la fuerza del testimonio, formas de vinculación carismática, futuro marista de comunión... De otra forma, mantener el carisma marista en un relato interminable. Y esto, es posible.