Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

Encuentro de la familia marista en Palencia, España

 

El día 22 de junio fue el día señalado para reunir, un año más, a la familia marista de nuestra provincia en tierras castellanas. A partir de las 9:00 a.m., el Colegio Castilla fue reuniendo a padres, familiares, amigos y hermanos que se encontraban de visita de familia. Nos juntamos cerca de 90 personas. Había pasado ya un año más y el encuentro era esperado por todos para vivir un día lleno de mucha fraternidad. Los saludos, besos y abrazos fueron repartiéndose a la llegada de cada uno.


El hno. Adolfo Cermeño dirigió con maestría y sencillez la agenda preparada para el día. A las 10: a.m. nos dio la bienvenida en nombre de todos los hermanos de la provincia y después de un par de alegres canciones, fueron pasando ante nuestros ojos las comunidades de hermanos repartidos por toda la América Central, Cuba y Puerto Rico. El hno. Luis Carlos Gutiérrez, provincial, también se asomó a la pantalla, a través de un video, para saludarnos y contarnos algunas cosas de nuestro caminar provincial.


Después de este encuentro celebramos juntos la Eucaristía para dar gracias a Dios por todo lo que nos regala cada día, por la alegría de volvernos a ver, por nuestra amistad y fraternidad. También recordamos a hermanos, padres y familiares que habían partido hacia la casa del Padre desde el último encuentro. No estaban físicamente con nosotros pero su espíritu se hizo presente porque estamos seguros de que ya llegaron a buen puerto y han sido acogidos y abrazados por las bondadosas manos de Dios que es Padre y Madre.


Y a continuación pasamos del banquete espiritual a la mesa compartida donde no faltó el vino de la fiesta y la sabrosa comida. La sobremesa fue larga, teníamos muchas cosas que contarnos desde el último encuentro. Y como es ya tradición, no podía faltar la música y la poesía. Canciones populares de la tierra que iban y venían, pero también resonaron las canciones más conocidas de nuestras tierras centroamericanas y caribeñas. Algunos bellos poemas y jotas a capela alegraron también nuestra fiesta. No faltó tampoco un detalle para las madres de los hermanos que estaban presentes en el encuentro, ni tampoco la rifa de hermosas piezas de la artesanía que abunda en nuestra provincia.


Y como dice Federico García Lorca, "a las cinco de la tarde" llegó la hora de darnos otro abrazo y despedirnos hasta el año que viene esperando que no nos pille el "toro" como cuenta el poeta.


Solamente me queda agradecer a los hermanos del Colegio Castilla de la provincia marista de Compostela por facilitarnos el espacio y la logística necesaria para esta reunión. Gracias por su acogida y fraternidad.


Y también nuestro agradecimiento a todas las personas que se implicaron en la preparación del encuentro, que sin hacer mucho ruido, como pequeñas violetas escondidas entre la verde hierba, año tras año ahí están preparando este hermoso día de familia con mucho cariño, dedicación y compromiso.


Hno. José Antonio Baños