Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

Aproximación a la presencia marista en Comayagua, Honduras

Identidad Integradora

 

En enero de 1992 se inicia la presencia marista en Comayagua. Una historia de 27 años donde la identidad de la misión marista adquiere un perfil de integración armoniosa. El estilo conventual de la estructura colegial se integra con los ecos de la algarabía estudiantil. El color franciscano de los uniformes da espacio al azul de la M marista. La fuente y los cocoteros del patio central recuerdan la frondosidad del valle del Hermitage y el rumor del Gier. El Instituto Marista La Inmaculada hace posible armonizar clases muy numerosas con una atención a cada alumno y alumna. La calidad educativa no está reñida con el esfuerzo significativo por los más de 200 becados. Casi por igual se distribuye el número de profesoras y de profesores. Las provincias de Compostela y América Central se integran igualmente en la riqueza de una animación compartida. Hasta el lema para el año quedó conformado como Transforma tu mundo ahora, integrando el lema de las dos provincias. La misión marista en Comayagua ha sabido crear puentes de integración.

 

La comunidad estudiantil del Instituto está formada por 1050 alumnos de Secundaria, de los cuales cerca del 60% son alumnas. El 99% de los egresados es admitido a la Universidad. Hay 19 grupos de clase y 32 profesores. La educación marista es reconocida en la sociedad; las solicitudes de ingreso en el colegio superan con mucho las posibilidades de admisión. Pero los desafíos globales del país a nivel educativo, son inmensos. En Honduras hay dos millones de estudiantes. El 91% está en el sector oficial. En Comayagua, la matrícula de 2019 fue de 113,310 alumnos, en 38 escuelas, entre públicas y privadas, y 122 a nivel de municipio. En el 2019 desertaron en Honduras más de 86 mil alumnos. Unos 700 mil niños y jóvenes están fuera del sistema educativo porque han desertado en los últimos años. El contexto educativo del país estimula la acción evangelizadora, consistente y sólida, de la comunidad educativa del Instituto La Inmaculada.

 

La presencia marista en Comayagua busca mantener el sabor de los inicios. "Los hermanos de la provincia marista de León determinaron que la nueva obra debería cumplir dos objetivos básicos: 1. Habría de ser una obra que abarcara dos campos de acción: el educativo y el pastoral. 2. Debería estar dedicada preferentemente a los niños y los jóvenes más necesitados de la sociedad". De diferentes formas se hace evidente este segundo objetivo de la presencia marista. Pero es de señalar el número de becados, que alcanza el 19 % de los alumnos. Junto con detalles educativos, como participar todos en recoger las sillas del gimnasio, después de un acto colegial.; gesto desarrollado con mucha naturalidad y sencillez. Y aquí el hogar para niños de la calle Horizontes al futuro, que acoge a unos 36 niños y jóvenes, representa una inversión evangélica de calidad. Niños de la calle en un país donde siete niños buscan irse a diario, solos y sin papeles, a Estados Unidos, según un informe reciente. La comunidad de hermanos trata de integrar la dedicación generosa al trabajo educativo junto con estilos de vida sencillos, que hacen posible llevar adelante dos obras de misión y responder al mismo tiempo a los trabajos de la casa, como el lavado de la vajilla, la limpieza de las habitaciones o el cuidado de los jardines. Identidad que integra, que sabe de armonía, que unifica y no dispersa.